Una delegación del Pueblo Ngöbe-Bugle llegó a la Asamblea Legislativa para pedir que se les reconozca su nacionalidad costarricense.
Una delegación del Pueblo Ngöbe-Bugle llegó a la Asamblea Legislativa para pedir que se les reconozca su nacionalidad costarricense.

Los representantes del pueblo Ngöbe-Buglé se presentaron ante la Comisión Legislativa de Derechos Humanos para solicitar a los diputados que les sea reconocida su nacionalidad costarricense. 

Tras más de 100 años de habitar en Coto Brus, Paso Canoas y Sixaola –en el sur sur de nuestro país-, este pueblo originario no cuenta con cédula de identidad, ni acceso permanente a derechos humanos elementales para una vida digna como es el derecho a una nacionalidad. Por el contrario, se les considera personas “extranjeras” en condición migratoria irregular, afirmaron los representantes ante los diputados.

Abida Anatacio Paredes, una de las líderes del grupo, explicó que "por la falta de cédula, no tenemos acceso a la salud, a la educación, ni al trabajo; derechos que deberíamos gozar como ciudadanos y ciudadanas costarricenses".

Tampoco han tenido acceso a servicios universales como la educación, la salud, el acceso a la información y que se les visibilice en el marco de políticas públicas impulsadas por el Estado costarricense.

Estas son parte de las deudas históricas que el país mantiene con nuestra población, afirmó Abida Anatacio Paredes.

En respuesta a esta situación y para dar solución definitiva, el Proyecto de Ley de Protección del Derecho a la Nacionalidad de la Persona Indígena y Garantía de Integración de la Persona Indígena Transfronteriza (Expediente N° 20.554), que antes se encontraba en la Comisión de Asuntos Sociales donde por años no tuvo ningún avance, fue trasladado a la Comisión de Derechos Humanos, este martes.

Para el diputado Enrique Sánchez Carballo, presidente de la Comisión legislativa que ahora analiza el caso, el Estado es responsable de reconocer y proteger sus derechos y la Asamblea Legislativa de avanzar en la aprobación de la legislación que se requiere para protegerlos.

Sánchez agregó que el apoyo a este proyecto en la Comisión de Derechos Humanos “no es un favor que se le hace a esta comunidad "estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de garantizar derechos para todas y para todos por igual”.

“Con este proyecto se renueva aquella Ley de Cedulación que estuvo vigencia solo entre los años 1991 y 1994, en los años fue posible que las poblaciones indígenas accedieran al documento de identidad.

Sin embargo, desde 1994 a la fecha no han habido procesos de acceso que garanticen el reconocimiento de la nacionalidad a poblaciones indígenas y a la población Ngöbe-Buglé, en particular, que por ser transfronteriza ha tenido muchos más problemas para acceder no sólo a la cédula, si no a los derechos asociados como la salud y a la educación”, explicó Sánchez.