Funcionarios de AyA y policías fueron apedreados en Sardinal

Trabajadores del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA), oficiales de la policía y empleados de una empresa constructora fueron recibidos a pedradas este martes por un grupo de personas en Sardinal de Carrillo, en la provincia de Guanacaste, con un saldo de tres heridos, informó el gobierno.

El incidente, que se produjo a las 6:30 de la mañana, fue protagonizado por unas 60 personas que se oponen a la construcción del acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal, con el argumento de que el recurso hídrico no es suficiente.

De acuerdo con la información, dos oficiales de la policía y un inspector de AyA sufrieron heridas en diferentes partes del cuerpo, por lo que tuvieron que ser trasladados a la clínica de Sardinal para valorar su condición.

“Lastimosamente se hizo necesarios lanzar gas lacrimógeno en defensa propia para dispersar a los agresores”, afirmó un comunicado oficial.

Dos radio-patrullas, un vehículo de AyA y maquinaria de la empresa adjudicataria sufrieron daños por el impacto de las pedradas, detalló el informe.

Los atacantes son vecinos de la zona que se oponen a la construcción del acueducto porque consideran que afectará la disponibilidad de agua para sus comunidades, lo cual es rechazado por Acueductos y Alcantarillados.

“Durante años, AyA ha mantenido un proceso de diálogo y negociación con la comunidad de Sardinal y, producto de esa apertura, incluso el diseño del acueducto fue modificado para incorporar las solicitudes de la ciudanía”, señaló la institución.

El jueves pasado, miembros del movimiento anti-acueducto cerraron por la fuerza los portones del colegio de la comunidad, donde se iba a presentar el más reciente estudio del acuífero Sardinal, elaborado en conjunto por Senara, Minae, AyA y la Universidad de Costa Rica.

“Estos estudios mensuales demuestran que el acuífero Sardinal es sano incluso en periodos de sequía y puede abastecer sin problemas más de 400 litros por segundo. Sin embargo, el acueducto que se construye aprovechará solo 70 libros por segundo para las comunidades costeras del distrito.

AyA asegura que todos los grupos sociales de la zona han sido consultados y que numerosas entidades como las Asadas, las asociaciones de desarrollo, la Municipalidad, las iglesias y escuelas y colegios favorecen el proyecto.