La ministra Sonia Marta Mora, destacó la labor realizada por todos los que participaron en la reconstrucción de la infraestructura educativa, y  señaló que, a pesar de los daños ocasionados por el huracán Otto, el Ministerio de Educación logró que este lunes, escolares y colegiales de las zonas afectadas regresaran a las aulas sin mayores problemas al igual que el resto de los estudiantes del país.

El presidente Luis Guillermo Solís y la ministra de Educación Sonia Marta Mora, inauguran curso lectivo con más de 947 mil estudiantes en las aulas y un presupuesto para la educación de ¢ 2.5 billones, los cuales serán empleados para proyectos de infraestructura, equipamiento de centros educativos, comedores escolares, transporte estudiantil, conectividad, tecnologías móviles y pago de recurso humano.

El Consejo Superior de Educación (CSE) acordó declarar el curso lectivo 2017 como el año de la Ciudadanía Planetaria, con esta designación se propicia la inserción global proactiva de niñas, niños, jóvenes y adultos a la vez que se fortalece la identidad propia de nuestro país y regiones.

“El MEP continúa impulsando un sistema educativo que trabaje con estándares de calidad mundial, que propicie habilidades y competencias esenciales para asumir los retos del siglo XXI. Durante este año seguiremos formando estudiantes con grandes capacidades comunicativas y habilidades plurilingüísticas, que disfruten de la multiculturalidad y sean capaces de pensar globalmente para actuar en lo local” afirmó.

Esta declaratoria se apoya en importantes acciones que se desarrollarán durante este año, señaló la ministra Mora.

Durante el 2017 seguirá mejorando la conectividad de Internet por fibra óptica en centros educativos de todo el país, la meta es conectar cerca de 400 instituciones con esta tecnología. Seguiremos uniendo zonas de difícil acceso, impulsamos la democratización de oportunidades para estudiantes de zonas rurales, en riesgo social, indígenas e insulares, entre otros, enumeró la ministra Mora.

Daños del huracán Otto en infraestructura

El monto que se requiere para recuperar la infraestructura escolar dañada por Otto supera los ¢1.600 millones, de acuerdo al Informe de daños, pérdidas y propuestas de atención, que el MEP presentó a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), con el detalle de los 29 centros educativos que deben ser intervenicos tras la afectación ocasionada por Otto.

La Escuela Teodoro Picado, de Upala, destruida por el huracán y que este lunes abrió sus puertas para que sus 640 estudiantes ingresaran ya no a la vieja escuela sino a una nueva edificación, requirió una inversión superior a los ¢650 millones dijo el director de Gestión y Desarrollo Regional del MEP, Orlando De la O, quien participó en la inauguración del curso lectivo en esta escuela de Upala.

Varios centros educativos de Bagaces fueron reconstruidos y los estudiantes asistieron a clases con normalidad, señaló De la O.

En el Informe del MEP fueron incluidas seis instituciones en Upala que requerían una pronta intervención y 18 que demandaban reparaciones. Además, una en La Cruz, dos en Osa, una en Tortuguero y una más en Golfito, debían ser intervenidas.

Si bien las obras no están concluidas, todos los centros educativos abrieron este lunes sus puertas para recibir a los escolares y colegias.

De acuerdo con el plan de inversión las obras previstas requieren de ¢1.600 millones de colones. De estos unos ¢1 .000 millones corresponden a los centros educativos de Upala.

Para efectuar esta  valoración de daños en la infraestructura el MEP contó con el apoyo de las universidades estatales, que se encargaron de realizar el levantamiento de la información, utilizando una guía elaborada por la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) del MEP.