Nono Antillón y Emma Daly.

Antillón aseguró haber sido víctima de tales abusos por parte del Premio Nobel de la Paz cuando trabajaba como asesora de prensa de su primera campaña electoral, en 1986, y dijo que en ese momento no hizo la denuncia porque nadie le habría prestado atención. “Ahora me parece que yo me debía esto y si me llaman a declarar, ni lo pienso”.

Los hechos ocurrieron en el Balcón Verde, la casa liberacionista: “Yo estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto”, relata Antillón en su página de Facebook.

“Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear. Con el ruido, comenzaron a tocar la puerta. De ahí en adelante no volví a aceptar estar a sola con él cuando me citaba a solas”, agrega la periodista quien afirma que solo trabajó tres meses en la campaña de Arias y que decidió regresar a su trabajo en la televisión porque “estaba asqueada”.

El martes, el semanario Universidad publicó un extenso artículo que relata la denuncia de una médica y activista del movimiento antinuclear quien asegura haber sido agredida sexualmente por el expresidente en 2014.

Simultáneamente, la periodista Emma Daily, directora de Comunicación de la ONG Human Rights Watch, reveló al diario The Washington Post, haber vivido una situación “muy humillante” con el expresidente costarricense en 1990, en el Hotel Real Intercontinental de Managua.

“No tengo claro si eso pasó durante el día de las elecciones en Nicaragua de 1990 o en la inauguración de Violeta Chamorro, éramos muchos periodistas en el Hotel Real Intercontinental de Managua, porque era el sitio de reunión. Había muchísima gente por los acontecimientos y en eso veo al presidente Arias y lo conozco porque había pasado más de un año cubriendo su administración y el plan de paz”.

"Él me reconoció y le veo y le digo ‘don Óscar, por favor’. Y le hice una pregunta, no recuerdo cuál y, en vez de responderme, me mira y con la mano me toca como debajo del cuello y tira su mano por mi cuerpo entre mis senos y me dice ‘oye, pues no llevas sostén’ o algo así. Y me quedé tan sorprendida que lo único que le respondí fue ‘pero sí lo llevo’.

Daly dijo al diario La Nación que si se lleva a cabo una investigación sobre el caso de la médica, que hizo la denuncia penal contra Arias, ella estaría dispuesta a colaborar.

Antillón, por su parte, afirmo que “todas las que padecimos algo similar por parte de él y que callamos por temor al poder del que hace gala deberíamos decir presente”.

”Si se habla de sacerdotes, médicos, profesores que se desenmascare a los que se creen intocables en política", concluyó