Laurentino Cortizo del PRD es el presidente electo de Panamá en la jornada electoral del domingo.(Foto: Página 12)

El partido socialdemócrata PRD, fundado por Omar Torrijos, no ascendía a la presidencia desde las elecciones de 2004 con la victoria de su hijo Martín Torrijos. También el PRD fue el vencedor en el Parlamento. De 71 escaños en la Cámara de Diputados, ese partido se quedó con 29 mientras que el liberal CD liderado por Roux consiguió 17, ocho menos que en las últimas elecciones de 2014. En tanto el oficialista Partido Panameñista se quedó con ocho diputados, la mitad de los que obtuvo en la elección anterior.

Apenas recibió el anuncio de su victoria, el presidente electo y experto en comercio internacional hizo un llamado a la unidad de todo el país para enfrentar los retos a los que se enfrentará a partir del 1 de julio, cuando sucederá al mandatario Juan Carlos Varela. Entre los desafíos, Cortizo dijo que revisará los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Centroamérica y a la par afirmó que hará respetar el nombre de su país “manchado” por estar en las listas de paraísos fiscales.

“Nos guste o no nos guste el TLC es un tratado que tenemos que respetar los panameños. Sin embargo, sabemos que existen cláusulas dentro del tratado que nos permiten hacer una solicitud de revisión”, dijo Cortizo aclarando que serían cautelosos porque Estados Unidos es su principal socio.

Cortizo, empresario y ganadero, también se mostró partidario de revisar acuerdos comerciales con países centroamericanos argumentado que los productores panameños están disgustados con el hecho de que las importaciones desplacen a sus productos. “Sí sé que hay otros tratados de Centroamérica que vamos a solicitar una revisión, tipo Costa Rica y Nicaragua”, señaló Cortizo sin dar mayores detalles.

El presidente electo también enfatizó en que hará respetar los intereses de Panamá, una frase que tanto él como su entorno repitieron durante la campaña. Entre sus planes está crear un grupo de expertos para desarrollar una estrategia que permita “rescatar” el nombre del país, tres años después de que quedara expuesto como un santuario de evasión fiscal de ricos, famosos y poderosos con los llamados “Papeles de Panamá”. “De los 125 compromisos que tenemos en el plan de acción el número uno habla de rescatar el nombre de Panamá”, indicó Cortizo.

Panamá realizó reformas legales para adaptarse a la lucha internacional contra el blanqueo de capitales y la evasión fiscal, motivo por el que este año salió de las listas de paraísos fiscales.