Los diputados Rita Chaves, Martín Monestel y Víctor Emilio Granados hicieron público su apoyo a Araya (del PLN) la semana pasada, lo que motivó a Oscar López a convocar una asamblea de partido, según lo adelantó este martes, para pedir la expulsión de los legisladores.

El también candidato presidencial del PASE y aspirante a su reelección como diputado, acusó a los legisladores Chaves, Monestel y Granados, de traición al partido al aliarse con Araya a cambio de obtener puestos en consulados o nombramientos en juntas directivas de instituciones del Estado.

La diputada Chaves restó importancia a la acusaciones de López y desmintió que ella o sus compañeros hallan condicionado su adhesión a Araya, a algún nombramiento. Aseguró que su compromiso va más allá de un partido político.

López pedirá a la Asamblea del PASE, convocada para tal efecto, que se apruebe “una sanción ética y moral” y la expulsión formal de los tres diputados.

La semana pasada, López se negó a dar declaraciones pero escribió en su cuenta de twitter que estaba muy afectado por la decisión "censurable" de sus compañeros.

Los diputados del PASE ha venido en un proceso acelerado de acercamiento al PLN.

En 2011, este grupo había suscrito una alianza con otros partidos de oposición para tomar el directorio de la Asamblea Legislativa, objetivo que dicho bloque cumplió, desplazando al PLN del control en el Congreso.

En el 2012, cuando todo indicaba que la alianza opositora se mantendría, los diputados del PASE dieron un giro sorpresivo y se aliaron al partido de gobierno, a cambio de ejercer la presidencia (Víctor Emilio Granados) y otros tres importantes puestos del directorio legislativo, lo cual posibilitó al PLN retomar el control.