Ministra de educación pide a familias informarse sobre programas de sexualidad antes de tomar una decisión

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, hizo un llamado a los padres y las madres de familias para que acudan a los centros educativos donde estudian sus hijos y pidan información sobre los programas de afectividad y sexualidad que son impartidos en escuelas y colegios.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, hizo un llamado a los padres y las madres de familias para que acudan a los centros educativos donde estudian sus hijos y pidan información sobre los programas de afectividad y sexualidad que son impartidos en escuelas y colegios.

“Yo les pido a papá y mamá que se acerquen al centro educativo para que se informen”, dijo la ministra en un programa de televisión, a horas de que inicie el curso lectivo de 2018.

La ministra dijo que, si después de recibir información, los padres deciden que sus hijos no deben recibir esa materia, el ministerio de Educación se encargará de hacer que se cumpla esa decisión, que está amparada en una resolución de la Sala Constitucional.

Mora aseguró que hay una campaña de distorsiones sobre el tema y que los programas se fundamentan en estudios científicos del más alto nivel.  Rechazó las versiones que circulan en redes sociales de que están basados en la ideología de género, que promueven las relaciones sexuales prematuras o distorsionan la identidad de género de los menores.

“Es una campaña con intereses muy particulares, pero nada de eso es cierto”, afirmó.

Lo que sí es cierto, aseguró la ministra, es que en Costa Rica más del 18% de los embarazos son de mujeres adolescentes y que en la mayoría de los casos el padre no es un joven de su edad sino un adulto al menos diez veces mayor.

Según dijo Mora, sobre eso hay que hablar con los jóvenes con el fin de que el inicio de la experiencia sexual se posponga, pues en la actualidad el 68% de los hombres y el 53% de las mujeres de 18 años ya han tenido relaciones sexuales. Y dentro de ese grupo hay niños de 14 y 15 años.

“Eso es una realidad ante la cual no podemos cerrar los ojos”.

“En la última década, más de 300 mujeres fallecieron por agresiones de sus parejas; un 75% de ellas nunca reportó que sufrieran maltrato a las autoridades, ni pidieron ningún tipo de ayuda ya sea por miedo, por no saber a quién acudir o porque veían la agresión como algo normal”, señaló la ministra en una declaración hecho anteriormente.

En esa misma intervención, Mora mencionó un estudio hecho por la Clínica del Adolescente, según el cual que el 80% de los jóvenes en dicha etapa desconoce las medidas de prevención en prácticas sexuales, lo cual hace muy probable que en su vida adulta nunca lleguen a conocer cómo cuidar su salud sexual y reproductiva.

En 2015, el Hospital Nacional de Niños atendió a 3.000 menores afectados por algún tipo de violencia, principalmente sexual.

El 50% de las víctimas de violación tiene entre 10 y 19 años y, en la mayoría de los casos, el abuso se da por parte de una persona conocida.

Todavía en nuestros centros educativos, las personas sexualmente diversas son víctimas de bullying, y enfrentan una propensión a los intentos suicidas siete veces mayor al resto de la población.

Todos esos son hechos estadísticos, situaciones reales y el reconocimiento de su existencia no tiene nada que ver con ideología de género, manifestó la ministra.

Mora dijo que las tergiversaciones sobre los programas han llegado a puntos extremos. Mencionó como ejemplo una publicación que circula en redes sociales según la cual los programas promueven que los jóvenes celebren fiestas orgiásticas, cuando uno de los contenidos precisamente alerta a los estudiantes sobre los peligros de las fiestas en que se distribuye licor y drogas.

La ministra aseguró que está dispuesta a escuchar las observaciones que los padres de familia u otro sectores hagan a los programas y a efectuar los ajustes y correcciones que vengan a mejorarlos, pero no consideró pertinente suspender la aplicación de los cursos sobre sexualidad a los estudiantes del tercer ciclo.