El presidente de Venezuela sostiene que el objetivo de la política intervencionista de EE.UU es el petróleo venezolano (Foto: Cta Twitter presidente Maduro)

El presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, lo dijo con meridiana claridad: La oposición y el Gobierno imperialista de Estados Unidos (EE.UU) solo quieren el petróleo y las riquezas minerales de Venezuela.

“¡Que nadie se deje engañar! La oposición venezolana y el Gobierno de los EE.UU. no desea ayudar al país, todo lo contrario, ansían nuestros recursos naturales”, afirmó el presidente Maduro en su cuenta en la red social de Twitter.

“Quieren desatar ‘La Guerra del Petróleo’ para invadir y dominar a nuestra Patria. ¡Fracasarán!”, sostuvo. - Nicolás Maduro (@NicolasMaduro) 6 de marzo de 2019

Este es el propósito que analistas observan se esconde tras toda la arremetida contra la nación suramericana que lleva a cabo la administración estadounidense encabezada por el ultra conservador Donald Trump y su comando integrado por Mike Pence, John Bolton, Elliott Abrams y Mike Pompeo.

¿Quién amenaza a quién?

El pasado 5 de marzo, Trump renovó por otro año la declaración de emergencia nacional sobre Venezuela, decretada inicialmente por el expresidente Barack Obama en marzo de 2015.

Según Washington, Venezuela es una "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior”, sin embargo, la Administración de Trump es el que ha promovido casi sin descanso medidas dirigidas al derrocamiento de la Revolución Bolivariana.

En los últimos cuatro años, EE.UU. ha emitido seis órdenes ejecutivas contra Venezuela y ha sancionado a 87 personas y 32 entidades, entre ellas Petróleos de Venezuela (PDVSA), afectando la vida social de los venezolanos con el bloqueo de divisas, de acuerdo con un recuento hecho por la investigadora Aymara Gerdel.

El Gobierno venezolano ha estimado en alrededor de 35 mil millones de dólares el costo que el bloqueo económico estadounidense ha tenido para el país.

“Es el petróleo, estúpido”

Los expertos coinciden con el diagnóstico hecho por el presidente Maduro. Parafraseando un clásico: “Es el petróleo, estúpido”.

El analista Orlando Pérez, en un artículo para teleSUR, comparó la situación actual de la agresión contra la República Bolivariana con la Primera Guerra Mundial (1914-1917). “En aquella época también se hablaba de ‘liberar’ a los pueblos, pero en el fondo se trataba de anexar naciones con un alto potencial económico y estratégico”.

El periodista argentino José Steinsleger, en un artículo para el diario mexicano La Jornada, dice en forma cristalina: “La pretensión de las corporaciones estadOunidenses para apoderarse del petróleo y los ingentes recursos naturales de la patria de Bolívar está fuera de discusión”.

Rusia y China, aliados de Venezuela

En esta arremetida estadounidense, Venezuela cuenta con importantes aliados. Sin restar importancia a la amistad que mantiene con naciones del continente americano, el presidente Maduro tiene en Rusia y China dos grandes respaldos.

El embajador ruso en Caracas, Vladímir Zaemski, declaró esta semana que Rusia responderá de manera contundente a cualquier intento de privar a las empresas rusas de sus inversiones en Venezuela.

El diplomático observó que la política intervencionista de EE.UU es un riesgo concreto para Rusia porque uno de los objetivos de Washington en la región es "expulsar de allí a Rusia y a China".