Cuidado con los cangrejos de agua dulce: transmiten peligroso parásito al humano

Consumir cangrejos de río crudos, mal procesados o cocidos de forma parcial podrían desembocar en una letal enfermedad, conocida como paragonimiasis humana. Así lo determinó un estudio realizado por la infectóloga Gaby Dolz, de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional.

En la investigación participaron también los profesionales Ingo Wehrtmann, de la Universidad de Costa Rica, Benicio Gutiérrez de la UNED y Johnny Peraza del Instituto Tecnológico.

El estudio que consistió en examinar 347 cangrejos de la familia Pseudothelphusidae en ambas costas del país (Limón, Guácimo, Sarapiquí, Talamanca, Parismina) en el Caribe, (Upala, Nicoya, Parrita, Buenos Aires, Coto Brus, Puriscal y Moravia) en el Pacífico, permitió determinar que los cangrejos en el 12,7% de los casos estaban infectados.

“La investigación determinó una amplia distribución del parásito en cangrejos de agua dulce de Costa Rica, por lo que es importante alertar a la población en las áreas con presencia de cangrejos infectados, para que se tomen las medidas de precaución (cocinar los cangrejos), y educar a los niños para que no los consuman crudos”, señaló un comunicado de la UNA.

Niños vulnerables

Dolz comentó que los signos y síntomas clínicos en la personas son significativos, porque los gusanos podrían llegar a los pulmones y migrar a otros órganos y tejidos ocasionando lo que se conoce como paragonimiasis errática o ectópica.

Agregó que la literatura publicada sobre la paragonimiasis humana en Costa Rica entre 1968 y 2000, indica que los casos se presentan principalmente en zonas rurales, sobre todo en las vertientes, y es una enfermedad diagnosticada generalmente en niños (90%).

Destacó que a finales de 2013 se reportó el último caso de paragonimiasis cerebral en un niño internado en el Hospital Max Peralta de Cartago. "La dificultad de diagnosticar la enfermedad, nos hace especular que la enfermedad representa un serio problema de salud pública y es subdiagnosticada en Costa Rica", subrayó Dolz.

Los humanos pueden infectarse al ingerir cangrejos crudos, parcialmente cocidos o mal procesados (en ceviche, en sal, en escabeche, en vinagre, ahumados o secos). Los signos y síntomas clínicos en las personas son significativos, cuando los gusanos llegan a los pulmones y de ahí migran a otros órganos y tejidos. Los órganos más frecuentes de migración de la larva incluyen cerebro, médula espinal, pericardio, ojos, útero, escroto y tejidos subcutáneos. La paragonimiasis cerebral es una condición grave que puede ocasionar la muerte.