• Los juicios a los genocidas en Guatemala

…y la justicia venció al premio Nobel de la Paz

Nadie pudo silenciar el clamor de justicia de los familiares de los miles de niños, mujeres y hombres asesinados en Guatemala. Estos crímenes no quedaron en el olvido al que l
Estos crímenes no quedaron en el olvido como así negociaron algunos en los procesos de paz en Centroamérica. Estos asesinatos fueron realizados por militares al servicio de una oligarquía asentada en los “regazos” de los políticos corruptos de los EEUU.

Pudo más la justicia que un Plan de Paz cargado de impunidad y favoritismos para esos asesinos, dictadores y los ricos que los llevaron, mantuvieron y apadrinaron en el poder.

No pudieron silenciar las voces de los niños, ni siquiera con un premio Nobel de la Paz, otorgado como una cortina de humo para esconder miles de muertes y violaciones a los derechos humanos del pueblo guatemalteco.

El juicio realizado en Guatemala contra cuatro militares acusados de asesinar a doscientos cincuenta niños, mujeres y hombres; es un homenaje a los que verdaderamente han luchado por la Paz en Centroamérica y es una derrota para políticos irresponsables que solo promovieron procesos cargados de impunidad para proteger dictadores y los intereses de los EEUU.

Hoy, vemos como políticos llenos de hipocresía y falsas intenciones por lograr la Paz en Centroamérica, engañaron sin ningún escrúpulo, haciéndole creer al mundo que el conflicto en Guatemala había alcanzado una solución. Pero lo que nunca dijeron era el precio que debían pagar los guatemaltecos más humildes y especialmente los Indígenas, por atrasar la llegada de los crímenes, porque los asesinatos siguieron en ese hermano país.

Ese precio era el silencio del genocidio realizado por los mismos que se mantienen en elpoder, los mismos que dominan los servicios y la economía. Esos que se dividen Centroamérica y sus riquezas. Esas siete u ocho familias, cuyo poder económico asentado en el narcotráfico, la venta de armas y el lavado de dinero; hicieron de los conflictos armados su escenario para acabar con pueblos enteros, para someter los demás a sus más ruines intenciones.

La Justicia ha vencido al Premio Nobel de la Paz y estoy seguro que esta derrota marcará el inicio de la caída de la oligarquía centroamericana y sus padrinos: los políticos corruptos de los EEUU. Estoy con el Pueblo Guatemalteco y sus juicios a los genocidas.

(*Luis Alberto Salas Sarkís Ced. 1-560-606)