• Están en desarrollo 23 obras

Tras huracán Otto, inversión para reconstruir infraestructura vial superó los ₡4 mil millones

La inversión pública superó en el mes de julio los ₡4 mil millones en los 23 proyectos de infraestructura vial que están en pleno desarrollo en los cantones que sufrieron los mayores impactos del huracán Otto. Las obras del plan de reconstrucción incluyen la limpieza y canalización de ríos y quebradas, reubicación de puentes y caminos, reparaciones de vías de comunicación, recuperación de infraestructura de servicios públicos y obras comunales destruidas por el huracán que azotó al país el 25 de noviembre pasado.   

El Plan General para la reconstrucción de los destrozos que provocó el huracán Otto a su paso, que incluye las obras definitivas en las zonas afectadas en el norte y el sur de nuestro país, se puso en marcha en abril, tras ser aprobado por la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) y el Comando para la reconstrucción.

Cuatro meses después de iniciadas las obras definitivas de reconstrucción, ya se contabilizan 23 proyectos en desarrollo en diferentes cantones afectados, con una inversión que supera los ₡4 mil millones. Estos trabajos se están ejecutando en Upala, Bagaces, La Cruz y Pococí, en Guanacaste y en Corredores de Puntarenas, el más afectado en el sur.

Las primeras intervenciones fueron en ríos y quebradas, pues la limpieza y canalización era vital en el proceso de reconstrucción. Por criterio de los expertos se están reubicando puentes y caminos trazados en sitios menos expuestos a riesgos que a la vez ayuden a mitigar la vulnerabilidad las comunidades. Para los expertos, en el diseño de reconstrucción hay que evitar reconstruir puentes, caminos, casas y otras obras, en lugares de riesgo.

Por cantones, hay que señalar que se contabilizan siete obras en Upala, siete en Bagaces, una en La Cruz (reparación de caminos Grupo1) y una en Pococí, como son las aceras anti-inundables en Barra del Colorado. En el sur del país se construyen siete proyectos en Corredores. En total ya se contabilizan 23, lo queda un promedio de dos nuevos proyectos que inician cada semana. Aun están pendientes de iniciar otros 40 más.

En el tema de puentes, se trabaja en este momento en la reparación de dos ubicados en Bagaces y en cuanto a carreteras se están reparando en Upala y La Cruz varios caminos vecinales. Está pendiente la reparación de 18 puentes más y varios caminos.

Estos trabajos (22 de los 23) se realizan como parte de un convenio de colaboración entre la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). La supervisión y dirección técnica recae sobre la Unidad Ejecutora (municipalidades o el MOPT)  y la fiscalización está a cargo de los funcionarios de la Unidad de Gestión de Procesos de Reconstrucción de la C.N.E.

Los más de ₡4 mil millones que representan estas obras se financiarán con dinero del Fondo Nacional de Emergencia y no de las donaciones hechas por los costarricenses en las diferentes campañas, pues esos otros fondos como ya se ha informado, se utilizan en la reparación de casas, escuelas, salones comunales.

Además, cerca de ₡220 millones de los ₡604 millones donados durante la Teletón 2016, se utilizaron a principio de año en la compra de útiles escolares para los estudiantes de las zonas afectadas.

Alianza CNE–ICE redujo en un año obras de reconstrucción prioritarias

El presidente del organismo, Iván Brenes, explicó que este Convenio de Coordinación de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), responde a la necesidad de atender oportunamente a las comunidades más afectadas por el paso del Huracán Otto y mitigar, en el menor tiempo posible, situaciones de alto riesgo para la población.

La lista de prioridades que representa un 11% del Plan General de 945 intervenciones, fue el resultado de un trabajo conjunto entre la CNE y las Municipalidades de Upala, Bagaces La Cruz y Pococí, donde además de amenazas inminentes, los daños generados por el huracán Otto ponían en riesgo los procesos socioeconómicos de estas regiones.

Ante esta condición de urgencia, indicó Brenes, “con el ICE se ha logrado acelerar la ejecución de trabajos de intervención en cauces de ríos y rehabilitación de caminos. La planificación y el diseño que da el Instituto, ha reducido en al menos en un año la construcción de las obras. En tan sólo seis meses, los 66 proyectos del Convenio, están aprobados por la Junta Directiva de la CNE y siete están ya en ejecución”.

El presidente de la CNE señaló que el Convenio se rige bajo principios de legalidad y transparencia e incorpora al ICE como gestor de estos proyectos, conservando el mismo régimen de contratación para atender situaciones de emergencia, donde la Comisión es el ente fiscalizador de todo el proceso; los gobiernos locales  e instituciones competentes cumplen con el rol de unidades ejecutoras, como es el caso del Departamento de Obras Fluviales del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, quienes definen los parámetros técnicos, realizan los planes de inversión y además, deben ejercer supervisión sobre la ejecución.

Condiciones del Convenio  

El Convenio de Coordinación se encuentra amparado en las excepciones que establece la Ley de Contratación Administrativa y se establece bajo un decreto de emergencia, en el cual la misma Contraloría General de la República (CGR) ha indicado que corresponde a un Régimen de Excepción, donde las contrataciones que se desprendan de él no deben someterse a refrendo.

“En su rol de gestor de proyecto, el ICE brindará empleo temporal a personal de la zona, lo que permite que se reactive la economía de estas comunidades y también la empresa privada local se favorece, ya que tiene prioridad en la subcontratación de maquinaria”, puntualizó Brenes.

El Convenio establece que el ICE no tendrá ganancias y el detalle de los costos y las garantías se delimitan en los convenios específicos para cada uno de los 66 proyectos. El Instituto cobrará sólo contra lo ejecutado, razón por la cual, no cabe establecer un monto previo de imprevistos. De existir esta condición, deberá ser justificado el costo adicional por la unidad ejecutora (municipalidad) a través de una orden de modificación, la cual será avalada por el ICE y la CNE, señaló Ignacio Arguedas, ingeniero del ICE a cargo de las obras

“Con la gestión del ICE nos garantizamos experiencia, capacidad, profesionalismo y celeridad en la ejecución de los proyectos”, manifestó Orlando Marín de la Unidad de Procesos de Reconstrucción de la CNE.

Todos los trabajos se reportan al Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), ya que cada uno de los profesionales a cargo, tienen responsabilidad civil ante este ente, añadió.

Adicional a las 111 intervenciones prioritarias que se agrupan en estos 66 proyectos, la CNE fiscalizará la ejecución de los 834 restantes, correspondientes a red vial (nacional y cantonal), obras fluviales, ambiente, reconversión productiva, vivienda, sistemas de agua y apoyo socioeconómico para atender las necesidades de las poblaciones afectadas por el paso del huracán Otto, en noviembre pasado.