Los vehiculos eléctricos no pagarán el 30% del impuesto selectivo de consumo.

La medida beneficia la importación de vehículos usados con no más de 5 años y costos originales hasta de 30.000 dólares, precisó la primera dama Claudia Dobles,

encargada de movilidad urbana, vivienda y ordenamiento territorial, en un acto oficial celebrado en la Presidencia.

El decreto busca “incentivar a las personas de clase media, que ya de por sí están dispuesta a comprar un vehículo, a que compren uno eléctrico, cero emisiones”, explicó Dobles, quien aseguró que los incentivos otorgados anteriormente no habían servido para motivar a ese sector social porque solo afectaban vehículos de muy alto costo.

Además de la exoneración del impuesto, el decreto crea otros incentivos como la eliminación de la restricción vehicular y el derecho de parqueo en espacios designados como azules. Para hacer efectivos tales beneficios, el MINAE emitirá un distintivo que probablemente será una placa especial, que identificará el automóvil como “cero emisiones”.

Actualmente, los vehículos usados con menos de 6 años tienen una carga impositiva del 53%, de la cual el impuesto de consumo representa el 30%.

 

Otras medidas

 

Además del correspondiente a la exoneración, el gobierno emitió otros tres decretos y una directriz, orientados a acercar al país a la meta que se planteó hace varios años de alcanzar la descarbonización de la economía.

Un segundo decreto está dirigido a que las instituciones públicas elaboren planes de sustitución de sus actuales flotas de vehículos de combustión por vehículos eléctricos.

Además, se modifica el reglamento de la ley de incentivos a la importación de vehículos eléctricos, para eliminar algunas disposiciones que entrababan el logro de ese objetivo.

En particular, se eliminó una disposición que obligaba a aportar una certificación por cada vehículo eléctrico importado y se reemplazó el requisito por el aporte de una certificación por modelo. De esta manera, solo el importador del primer auto de cada modelo tendrá que aportar el documento, explicó Dobles.

También se derogó el decreto que exoneraba del impuesto a los vehículos híbridos, es decir, aquellos que pueden funcionar tanto con combustibles fósiles como con energía eléctrica, por considerar que esta tecnología ya es anticuada en relación con los objetivos de descarbonización.

Finalmente, se emitió una directriz para que cada una de las instituciones de la administración pública genere un plan para promover el uso del transporte público o privado compartido entre sus funcionarios.

Ello implica medidas como crear facilidades a los empleados que se transportan en bicicleta, incentivar el uso de un solo vehículo entre varios empleados que viven en la misma zona y la promoción del teletrabajo, entre otras medidas.

“Costa Rica tiene las condiciones para ir hacia una matriz de transporte eléctrico…  queremos ser un laboratorio de descarbonización…creemos realmente que le podemos dar a nuestra ciudadanía las respuestas que necesita en transporte público y privado”, concluyó Dobles.

El presidente Carlos Alvarado destacó la importancia de este esfuerzo por reducir las emisiones de efecto invernadero y dijo que es un sueño que tienen muchas personas en el mundo y que Costa Rica puede ponerse a la cabeza de ese gran cambio que necesita el planeta.

“Es consecuente con nuestra historia que nosotros podamos hoy soñar con los pies en la tierra y con las acciones correctas, en hacer lo correcto. Y eso es lo que estamos haciendo de manera concreta, con la responsabilidad que tenemos como país, con las generaciones que vienen, con los adultos mayores que construyeron esta Costa Rica que tenemos y nos demandan que vayamos más allá, que aprendamos de los errores”, señaló el mandatario.