El allanamiento se lleva a cabo también en la compañía Tejisa, filial de Telefónica, en el bufete Zurcher Odio y Raven y en las empresas de asesoría fiscal KPMG, detalló el Ministerio Público en un comunicado.

El 14 de diciembre pasado, el ministerio de Hacienda presentó una denuncia contra la compañía, una de las dos transnacionales que compiten con el ICE en el negocio de la telefonía celular, tras detectar una maniobra fraudulenta para evadir impuestos.

De acuerdo con la versión oficial, en diciembre de 2017 Telefónica creó la filial Tejisa a la que trasladó sus principales activos.

“Para ello, según la denuncia, ambas compañías firmaron un contrato de compraventa financiada de activos, en la cual Telefónica otorgaba un préstamo financiero a la empresa filial, pues esta no tenía la capacidad o la solvencia económica para comprar dichos activos”. 

En la misma fecha del contrato de compraventa, se suscribió otro de arrendamiento entre ambas compañías, lo que permitió a Telefónica deducir y declarar un gasto de alquiler de activos ante el fisco costarricense, por bienes que nunca dejaron de pertenecerle.

De esta manera, Telefónica eludió el pago de 1.250 millones de colones de impuesto sobre la renta.

Con los allanamientos, la Fiscalía busca pruebas que permitirían actuar penalmente contra varias personas, algunas de las cuales fueron identificadas por sus apellidos como Neggelli, Torres, Arroyo, Donato, López y Mena. 

 

||