Así se determinó el impacto de la contaminación ambiental generada por la ceremonia y se cuantificó en términos económicos para generar una compensación del propio presupuesto del traspaso.

Tales recursos serán invertidos en un plan de reforestación y recuperación de fuentes de agua en la comunidad indígena Buruca, en Buenos Aires de Puntarenas, según informó la oficina de prensa del flamante mandatario.

Otra parte de los recursos de compensación irán al Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO), agregó.

El trabajo técnico para medir la huella de carbono y hacer la estimaciones estuvo a cargo de la Fundación Bandera Ecológica y la Fundación Costa Rica Neutral, cuyos representantes entregaron un certificado al presidente Alvarado en el marco de las actividades de transmisión de mando.

También los recibieron los diputados y los representantes de gobiernos extranjeros que asistieron a la ceremonia.

También de manera simbólica, el nuevo gobernante y sus ministros se desplazaron por San José en un autobús movido por hidrógeno, mientras eran escoltados por una caravana de ciclistas.

Al asumir este martes el cargo, el presidente Alvarado incluyó el esfuerzo por lograr la descarbonización de la economía como uno de los siete ejes centrales de su administración, la cual definió como “una tarea titánica y hermosa”.