• Rumbo al Bicentenario

Presidenta Legislativa convocó a una alianza con la ciudadanía para impulsar cambios urgentes

La presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo (37 años) y la primer mujer en la historia del país con la investidura para entregar la banda presidencial al nuevo mandatario, Carlos Andrés Alvarado, dijo en su mensaje de la toma de posesión este 8 de mayo, que en atención a los temas prioritarios que debe afrontar el país se “requiere la suma de distintas fuerzas y voluntades, tanto desde los actores políticos como desde la ciudadanía en pleno”. 

La presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo luego de traspasar la banda presidencial a Carlos Andrés Alvarado.

Con una fuerza emotiva que resonó en toda la Plaza de la Democracia, Hidalgo respaldó las prioridades señaladas por Alvarado en su mensaje presidencial y fue más allá al lanzar una excitativa a la ciudadanía para que sea militante al lado del gobierno, sumándose a distintas iniciativas organizadas para apoyar las difíciles tarea que tiene por delante.

“¡Basta de postergar! Por amor a Costa Rica, dejemos de lado nuestros propios intereses, poniendo al servicio de los demás nuestros privilegios y enfrentemos con valentía, las decisiones que nos exige la coyuntura actual, sin miedo,  con realismo y  visión de futuro”.

“Nuestra condición humana nos brinda mayor capacidad de soñar y ambicionar, que de concretar. Sin embargo, albergo la genuina esperanza de que las nuevas generaciones podamos ver en el horizonte la motivación suficiente para movernos hacia la ejecución de nuestros sueños y ambiciones”, puntualizó.

"Las transformaciones sociales que Costa Rica reclama, necesitan de la participación cotidiana de cada uno de ustedes, de cada una de nosotras. Como un gran equipo, como una gran familia, como la gran nación que somos" dijo.

"La sola contemplación de nuestros logros, no basta. Hemos de  escuchar el llamado de nuestro tiempo y en alianza con la ciudadanía, asumir el compromiso de escribir junto al Presidente del Bicentenario, las páginas de la Costa Rica del Siglo XXI", destacó la joven presidenta del Congreso.

A fin de impulsar estos procesos de diálogo, generación de consensos y participación ciudadana, Hidalgo anunció que va a impulsar una gestión legislativa en la modalidad de Parlamento Abierto.

“La lucha contra pobreza, la modernización del transporte público, la gestión ambiental,  la inseguridad, el déficit fiscal y el fortalecimiento de las relaciones sociales, son algunos de los temas que deben ser atendidos con prioridad durante el Gobierno del Presidente Carlos Alvarado Quesada”, enumeró.

Según Hidalgo, estos temas no pueden seguir siendo postergados por más tiempo por egos e individualidades y pidió a sus compañeros legisladores la voluntad de trabajar en consensos para avanzar en la agenda legislativa.

Sobre lo que destacó “es de vital importancia sumar fuerzas y voluntades, tanto desde los actores políticos con participación en la Asamblea Legislativa y Poder Ejecutivo, como desde la ciudadanía en pleno; signos de una nueva generación al frente de la política nacional”.

Su propósito es que sectores sociales, grupos organizados y toda persona interesada, cuenten con las facilidades requeridas para someter la función de las y los legisladores al escrutinio y rendición de cuentas permanentemente, pero también para que las y los ciudadanos aporten en la búsqueda de soluciones a los problemas más apremiantes.

DISCURSO DE LA PRESIDENTA LEGISLATIVA CAROLINA HIDALGO HERRERA

Señor Ex Presidente, Señora Ex Primera Dama, Señor Presidente, Señora Primera Dama, Señoras y Señores Diputados y Diputadas, Señoras y Señores Ministros y Ministras, Delegaciones que nos visitan

Ciudadanas y Ciudadanos

La historia nacional de vida independiente, se ha escrito a través de años, décadas y siglos. Hoy arribamos a la Costa Rica del Bicentenario.

Hace ya casi 200 años, nuestra independencia constituyó el proceso fundamental que definió la configuración de nuestro país, y trazó sin duda alguna, los valores costarricenses que regirían la  construcción social de CR.

La ocasión es propicia para recordar las vitales contribuciones de tantos y tantas costarricenses que han servido a su país, con amor y entrega.

Nuestra conciencia colectiva, desde el Pacto de Concordia, la Abolición del Ejército, la educación gratuita y obligatoria, las garantías sociales, por mencionar algunas, nos unió desde entonces a la libertad, la paz, la igualdad, la justicia, la solidaridad, la inclusión, y al respeto a los Derechos Humanos.

Hoy, es oportuno dar gracias a las generaciones que han escrito esta historia. Gracias a ellas y ellos, disfrutamos de esta democracia, con sus virtudes y desafíos.

Sí, la sola contemplación de nuestros logros, no basta. Hemos de escuchar el llamado de nuestro tiempo sin olvidar agradecer a las y los costarricenses que acudieron a ejercer el voto, con profunda convicción democrática.

Como representante popular, en el ejercicio responsable de mis funciones, es mi deber señalar que nuestro sistema democrático, urge resolver retos apremiantes:

La pobreza, la inseguridad, el transporte público, la gestión ambiental, el déficit fiscal, y el fortalecimiento de las relaciones sociales, temas, entre otros, que no podemos hacer esperar más.

Estas transformaciones sociales que Costa Rica reclama, necesitan de la participación cotidiana de cada uno de ustedes, de cada una de nosotras.

Como un gran equipo, como una gran familia, como la gran nación que somos, la ciudadanía y los representantes electos por ella, mediante un proceso democrático sólido y transparente, podremos movernos de manera propositiva, crítica y organizada, para robustecer el pilar de nuestra democracia y construir así los engranajes que nos permitan avanzar hacia las grandes decisiones.

¡Basta de postergar!

Por amor a Costa Rica, dejemos de lado nuestros propios intereses, poniendo al servicio de los demás nuestros privilegios y enfrentemos con valentía, las decisiones que nos exige la coyuntura actual, sin miedo,  con realismo y  visión de futuro.

Nuestra condición humana nos brinda mayor capacidad de soñar y ambicionar, que de concretar. Sin embargo, albergo la genuina esperanza de que las nuevas generaciones podamos ver en el horizonte la motivación suficiente para movernos hacia la ejecución de nuestros sueños y ambiciones.

Este capítulo del bicentenario de vida independiente significa sobre todo,  una generación de ciudadanos y ciudadanas, que irrumpe como protagonistas de su propia historia. 

Hoy, estamos convocados todos y todas, a  asumir el compromiso con nuestra Nación y nuestro Presidente electo, a defender nuestra democracia y este mandato, como actores y en consecuencia, como garantes.

Señor Carlos Alvarado Quesada, Presidente del Bicentenario, nuestra Patria, representada hoy, en la mujer que le saluda y asume el compromiso de escribir con usted, en alianza con la ciudadanía, las páginas de la Costa Rica del Siglo XXI.