Presidente Alvarado: el futuro está en nuestras manos

Carlos Alvarado asumió este martes la presidencia de Costa Rica con la promesa de afrontar decididamente lo que definió como las siete tareas más urgentes para el país, entre las cuales mencionó la solución de la crisis fiscal, el fortalecimiento de la educación y la transición a una economía descarbonizada.

“Hoy recibo esta banda (presidencial) con plena conciencia de que es el mayor honor que se puede recibir y de la enorme responsabilidad que tengo con todos ustedes y con nuestra patria”, expresó Alvarado en la sesión solemne del Congreso que se realizó en la Plaza de la Democracia, frente a unas 2.000 personas.

El novel presidente recordó su promesa de llevar el actual déficit fiscal del 6,2% del año pasado a un 3% cuando finalice su mandato, y subrayó que ésta es una tarea de primer orden porque “el tiempo esta a punto de agotarse para hacer esta reforma”. Lo contrario “pone en riesgo a la nación de cara a sus 200 años” de vida independiente.

“Lucharemos decididamente contra la evasión, contra el contrabando, contra la subfacturación, trabajaremos en reducir la informalidad.  Recaudaremos mejor los impuestos existentes, haremos un uso eficiente de los recursos de la hacienda pública para lograr los objetivos del país, seremos austeros, iniciando por este mismo acto, y mantendremos una firme disciplina fiscal”, aseguró.

“Seremos rigurosos en el control del gasto público, impulsaremos la eficiencia de lo público, para lo cual entraremos a modernizar el Servicio Civil y dialogaremos para hacer efectivas reformas al empleo público”.

Pero aún haciendo todo eso, es necesaria la aprobación de un proyecto de ley en materia fiscal que genere nuevos ingresos, apunto el mandatario.

“Me dirijo a ustedes presentantes populares del legislativo, y lo hago con afecto patrio: les pido analizar este proyecto y avanzar con el mismo de manera oportuna y ojalá pronta, para contar su aprobación.

“De ello depende el futuro de este país y el bienestar y tranquilidad de todos los hogares costarricenses”, advirtió.

Educación del siglo XXI

  • Alvarado destacó la importancia de ahondar los cambios en materia educativa: brindar a los estudiantes infraestructura adecuada, contenidos atractivos y de calidad que les enseñen a aprender continuamente, que los prepare para su vida laboral.
  • Su administración, apuntó, procurará facilitar el acceso a la tecnología, reducir la carga administrativa a los educadores para que puedan dedicarse a la docencia y retornar a las aulas a dos de cada cinco jóvenes en edad de realizar estudios de secundaria que están excluidos del sistema.

Fortalecer a seguridad ciudadana

  • Abordar la seguridad ciudadana con “una visión integral, que articula la prevención del delito atendiendo a sus causas éticas y sociales, con el rigor contra los delitos violentos”.
  • Ejecutar una acción enérgica y coordinada para combatir y replegar el crimen organizado, el narcotráfico, la legitimación de capitales y la corrupción.
  • Reducir el hacinamiento carcelario y fortalecer los procesos de reinserción social debida y técnicamente realizados.

Más salud preventiva y menos curativa

  • Respecto de la Caja Costarricense del Seguro Social: “Daremos especial atención a la necesidad de optimizar el uso de los recursos, de mejorar y humanizar la atención que reciben los asegurados, rescatar gradualmente la solidez financiera del sistema de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte, prepararnos para la transición demográfica que elevará el número de adultos mayores así como simplificar la inscripción y el aseguramiento para personas trabajadoras independientes y asalariadas.

Hacia una economía descarbonizada

  • “No solo tenemos que mejorar la gestión de nuestros parques nacionales y el balance ambiental y humano en las zonas protegidas, sino que tenemos la tarea titánica y hermosa de abolir el uso de combustibles fósiles en nuestra economía para dar paso al uso de energías limpias y renovables. La descarbonización es la gran tarea de nuestra generación, y Costa Rica debe estar entre los primeros países del mundo que lo logra, sino el primero”.
  • Desarrollo de cambios hacia una modalidad de transporte eléctrico e híbrido
  • Avanzar de manera decidida con el tren rápido de pasajeros, la sectorización del transporte público; la ampliación de la ruta 27; el avance en la construcción de obras como la carretera San José-San Ramón, la carretera a San Carlos, la ruta Florencio del Castillo, la ruta 32 a Limón y el tramo Cañas-Barranca.

Empleo y regionalización.

  • Impulsar el empleo en las regiones más afectadas por la falta de puestos de trabajo: la provincia de Limón, el Pacífico Central, la zona Sur Sur, en Guanacaste, la Zona Norte y la Zona Norte Norte, en las cosas y las zonas rurales.
  • Ampliar la educación técnica de calidad y pertinente, con apoyo de becas, transporte y cuido de niños y niñas.
  • Generalizar la efectiva enseñanza de una segunda lengua. “Costa Rica debe ser en el mediano plazo bilingüe”.
  • Llevar a esas zonas los bienes públicos como infraestructura, fibra óptica, agua en calidad y cantidad, educación y crédito.
  • “En el bicentenario nos debe preocupar el empleo en cada región, y no solo la sumatoria del desempleo a nivel nacional, porque este enfoque nos ayudará a reducir las desigualdades que persisten.

“Costarricenses: para concretar todo lo anterior, nuestras herramientas serán trabajo en equipo, seguimiento feroz, agilidad y honestidad. Siempre pensaremos en la mayoría, con especial énfasis en los más necesitados.

Y costarricenses, no será fácil. Pero lo tenemos que hacer, porque no hay opción. No hacerlo significa que nos devore el pasado, y que veamos reducido nuestro bienestar. Escojamos pues, congruentes con nuestra historia, la ruta de trabajar duro y por el bien común.

Muchas personas que topo en la calle, me piden lo mismo: “no nos falle”, me dicen. Y trabajaré muy duro dando lo mejor de mí para no fallarles. Pero yo también les digo, no nos fallemos a nosotros mismos, porque esta empresa de desarrollo es colectiva, es de toda nuestra sociedad. No hay esfuerzo pequeño, no hay persona que no valga, todos tenemos algo que contribuir en nuestro entorno más inmediato. Solo así ocurre el cambio”, concluyó el presidente.​