El mensaje presidencial recaló en la tragedia: “esta tarde, en medio de la intransigencia de algunos dirigentes, los servicios de rescate tuvieron dificultades para atender un accidente ocurrido en Villa Bonita de Alajuela. Dos adultos murieron y dos niños resultaron gravemente heridos. Uno de los menores debió ser trasladado en helicóptero, debido a los problemas en la ruta originados por la protesta. Médicos del Hospital Nacional de Niños denunciaron el atraso sufrido en la atención de este menor inocente”.

Los bloqueos de los porteadores se produjeron en varios puntos del área metropolitana generando un caos vial en el que los vehículos quedaron atrapados varias horas- en la tarde-noche de este miércoles, bajo la persistente lluvia que cayó sobre el Valle Central.

Mientras los porteadores protestaban, sus representantes y el gobierno buscaban una posible solución dentro del marco legal, a la demanda de mayor cantidad de permisos para operadores de este tipo de transporte público, en una sesión que se prolongó hasta casi la medianoche sin llegar a un acuerdo.

En su mensaje Solís resaltó que “el país se enfrenta hoy a dos emergencias nacionales simultáneas: nuestros hermanos y hermanas del Caribe sufren el impacto de las lluvias, y en Guanacaste la sequía azota las pampas y causa sufrimiento a las familias y sus animales. Además, una nueva onda tropical se acerca al país y amenaza con causar más inundaciones y dolor”, esta es nuestra realidad en la que el diálogo se impone como la vía para resolver los problemas nacionales, dijo Solís.

Lamentó que “mientras Costa Rica responde a las necesidades de vida o muerte de sus habitantes, un grupo de porteadores, haciendo gala de absoluto desdén por la Ley y sin espíritu de solidaridad, se han lanzado a las calles a bloquear rutas que son indispensables para garantizar el acceso a hospitales, puertos y centros de trabajo, muchos de ellos precisamente en las zonas más afectadas por las inundaciones o por la sequía”.

Agregó que los porteadores “acusan al Gobierno de ser insensible con sus demandas. La realidad es otra. El Consejo de Transporte Público acató la semana pasada una resolución de la Procuraduría General de la República, según la cual, la cifra máxima de los porteadores debe corresponder al 30% de la flotilla de taxis rojos. En acatamiento a esa resolución, unos 1238 vehículos de los porteadores quedaron sin permiso y esa es la razón de su protesta”.

“Hemos mantenido una actitud siempre abierta al diálogo y la seguimos manteniendo” dijo y agregó que los representantes de los porteadores exigen garantías que están fuera de la ley.

“Simplemente, no podemos comprometernos a incumplir la Ley y, mucho menos, hacerlo cediendo a presiones indebidas en un momento tan delicado para el país como el actual, cuando 2/3 partes del territorio nacional y sus pobladores se encuentran gravemente amenazados por una de las mayores crisis climáticas de nuestra historia reciente” concluyó el Mandatario.

El presidente Solís fue enfático al decir al pedir a los porteadores que se abstengan de continuar con los bloqueos y advirtió que no habrá tolerancia con este tipo de acciones, por lo cual giró instrucciones a la policía de Tránsito y Fuerza Pública para intervenir de ser necesario.

“El país no necesita ni huelgas ni bloqueos sino SOLIDARIDAD. Dialoguemos sin poner en riesgo a nuestros conciudadanos”.