• Escándalo machista en Google

El autor del manifiesto machista demanda a Google

James Damore, autor del manifiesto de tono machista que ha causado gran revuelo en Silicon Valley, ha denunciado a Google. El exempleado, despedido el lunes, ha tramitado una demanda por considerar que su salida de la empresa no se ajusta a la ley y es improcedente.  

Según el documento presentado en el National Labor Relations Board, el centro que lleva los litigios de corte laboral, su deseo es abrir un proceso para denunciar el despido.

Damore, que estudió en Harvard y el MIT, y entró en Google en 2013 como programador, puso en circulación un documento de 10 páginas denunciando el excesivo ánimo progresista de la empresa y sus políticas de promoción y captación de mujeres en el ámbito tecnológico. Se basaba en suposiciones de comportamiento y percepciones sobre por qué las mujeres se entienden mejor con personas y los hombres con máquinas.

El lunes, tras un viaje por África y Europa, Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, ejecutó la salida del ingeniero e invitó a todos los empleados a asistir en persona o en remoto a un encuentro el jueves para debatir la situación.

El tiempo que se ha tomado Google hasta tomar una decisión ha sido uno de los aspectos más criticados y también, en parte, a lo que se aferra Damore, que, según sus abogados, considera que se le ha represaliado por expresar una opinión distinta de la dominante y que han intentado silenciarle. Los abogados de Damore han explicado a The New York Times que basarán su defensa en la libertad de expresión. En la denuncia alegan: “Formas de coacción. Desde amenazar a promesas de beneficios, por su silencio”.

El machismo no es solo un problema en Google, sino generalizado en el sector. Los despachos de abogados ven en esta desigualdad una puerta para ganar relevancia y dinero.

Desde mediados de julio un anuncio en Facebook busca captar a trabajadoras de Google que lleven más de tres años en la empresa, en alguna de las sedes en California con un papel técnico, para hacer una demanda colectiva. Por el momento ha contactado con 70. El abogado James M. Finberg está detrás de esta iniciativa: “Buscamos pruebas y pensamos que las mujeres cobran menos en Google que los hombres que hacen el mismo trabajo”.

El gobierno federal pidió a Google los datos de hombres y mujeres para poder evidenciar la desigualdad. El buscador prefirió pagar una multa alegando incapacidad para compartir dicha información. En Google el 70% de los empleados son hombres. En el caso de perfiles técnicos se llega al 80%.