• Cancilleres de América se reunieron en Perú

Doce países anunciaron que no reconocerán Asamblea Constituyente

Los Cancilleres de doce países anunciaron que no reconocerán la Asamblea Constituyente, tras reunirse en Lima para discutir sobre la crisis que vive Venezuela. A su vez, el bloque del ALBA expresó en Caracas su apoyo a Nicolás Maduro. Los doce jefes de la diplomacia latinoamericana se reunieron al margen de la OEA, ya que en el marco de la organización no pudieron obtener un voto de condena.

Al culminar el encuentro de cancilleres y representantes de 17 países de América, celebrado este martes (08.08.2017) en Lima, los ministros declararon que no reconocerán la Asamblea Constituyente, la cual fue instalada el pasado viernes, ni las decisiones que esta produzca, por su carácter "ilegítimo", y condenaron la "ruptura del orden democrático" en Venezuela.

La reunión fue convocada por Perú y a ella asistieron los cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Costa Rica, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Santa Lucía y Uruguay.

Los miembros denunciaron que en Venezuela se ha instalado una "dictadura" al llevar adelante un "quiebre democrático".

"Básicamente la declaración es un acuerdo sobre el hecho de que en Venezuela se ha roto el orden democrático y, restablecer ese orden, pasa por revertir la Asamblea Constituyente", declaró el canciller peruano, Ricardo Luna, afirmando que el retorno a la democracia en el país depende de la nulidad de esa elección.

La reunión fue convocada por Perú y a ella asistieron los cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Costa Rica, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Santa Lucía y Uruguay.

La Declaración de Lima, suscrita por los asistentes, agregó que todos los actos jurídicos que conforme a la Constitución venezolana vigente "requieran autorización" de la misma, solo serán reconocidos cuando el Parlamento, de mayoría opositora y "democráticamente electo", "los haya aprobado".

Además, los cancilleres también condenaron "la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente".

El ministro peruano agregó que "lo ocurrido en Venezuela" en los últimos días "es un quiebre decisivo" en la situación política y que "lo que tenemos ahora es que Venezuela es una dictadura". Mientras que su homólogo chileno, Heraldo Muñoz, expresó que su país "no acepta golpes militares, autogolpes o levantamientos militares".

La Declaración de Lima subrayó el apoyo "de manera urgente" a "todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe", que cuente con "el consenso de las partes" enfrentadas en Venezuela y que esté "orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país".

Los ministros acordaron volver a reunirse en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre próximo para hacer un seguimiento a la situación en Venezuela.

Países de ALBA cierran filas a favor de Maduro

La reunión no representó un consenso a lo largo de toda latinoamerica. Este martes también se reunieron los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), quienes reiteraron su apoyo al presidente venezolano Nicolás Maduro, ante lo que llamaron "agresiones imperialistas" y las sanciones aplicadas por Estados Unidos a funcionarios de su Gobierno.

Los miembros del ALBA emitieron una declaración en rechazo a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos "contra el pueblo venezolano" que según el bloque "constituyen una clara violación del derecho internacional, los derechos humanos y una inaceptable aplicación intervencionista que tiene como único objetivo afectar de manera directa al Gobierno bolivariano y al pueblo de Venezuela", señalaron por medio de la declaración.

A la reunión asistió el mandatario venezolano, quien utilizó la ocacion para proponer un "gran diálogo caribeño y regional" para restituir el camino de América Latina y las normas de respeto al derecho internacional y así fortalecer las relaciones de los países de la región.

"Creo que hace falta un diálogo regional y yo le propongo al ALBA y a los liderazgos poderosos de los países presentes que iniciemos, con la iniciativa de ustedes, un diálogo por el respeto de Venezuela. Que se inicie un diálogo con los gobiernos de México, Perú, Argentina, Chile, Paraguay, y como punto único, restituir las normas de respeto al derecho internacional", aseveró Maduro

El mandatario agregó también que espera que pronto se convoque en San Salvador una cumbre para la "reunificación de América Latina y el Caribe".  

(http://www.dw.com/es)