El próximo jueves 15 de octubre se realizará el Encuentro de la Red de Mujeres Rurales y se espera que participen alrededor de 100 mujeres de zonas campesinas y territorios indígenas de Costa Rica.

La Red -que en el 2016 cumplirá 10 años- es una organización de mujeres del campo, que luchan por sus derechos a ser, a tener y a decidir. Luchan, por ejemplo, por su derecho a la tierra, al agua, su derecho a organizarse y a la educación.

El derecho a ser y a organizarse

Francisca Inés Wilson Santa Ana es integrante de la Red y de la Asociación de Mujeres de Valle Bonito de Upala. Ella trabaja en su casa, cría gallinas y se ayuda con la venta de tamales y ventas por catálogo.

Doña Francisca Inés, migrante nicaragüense que vive en Costa Rica desde 1992, contó a Voces Nuestras que la Red les da información de lo que está pasando en otras comunidades del país y herramientas para defender sus derechos.

“Nos da las herramientas para que tengamos información de cómo cultivar la tierra, porque algunas no sabíamos. Por ejemplo, eso de que uno cosecha variedad en un mismo terreno. Estábamos acostumbradas a sembrar maiz y yuca, ocupando tierra y más tierra. En la red nos han llevado a visitar fincas integrales. Yo no tengo finca; tenemos un patio en la casa y ahí hay de todo un poquito porque sembramos, vendemos, comemos, intercambiamos y regalamos también”, dijo.

La mujer explicó que a través de la Red ayudan a las compañeras a entender que tienen derechos y tienen que reclamarlos; por ejemplo, el derecho a organizarse. “A veces cuando la mujer se organiza, las mujeres de la misma vecindad dicen 'mira ahí va la vaga; allá anda vagando, así de fácil, deja la casa sola, deja al hombre solo'. Tenemos el derecho a organizarnos, a ser dueñas de la tierra, a decidir, siempre hay otras personas que deciden por nosotras, hasta cómo nos vamos a vestir”.

Una organización única

Al Encuentro vendrán mujeres de Los Chiles, Upala, Siquirres, Matina, Pérez Zeledón, del cantón de Osa y de los territorios indígenas (Talamanca, Salitre, Térraba, Compte Burica, Rey Curré, Abrojo Montezuma y Alto Laguna), informó Alejandra Bonilla Leyva, integrante del Colectivo Tinamaste, que apoya el proceso de la Red.

La Red está compuesta por mujeres maduras y hay un porcentaje importante de mujeres jóvenes que comienzan a identificar su derecho a ser campesinas, así como adultas mayores.

Parte de lo que tienen en común las compañeras es su diversidad, explicó Bonilla. “Hay mujeres migrantes, como las de la zona norte; mujeres campesinas con más larga data de ocupar un territorio, como las de Pérez Zeledón, que tienen más tiempo de estar ahí en los espacios donde estuvieron sus abuelos; y por otro lado estan las compañeras indígenas, fuertemente amenazadas, discriminadas por su condición de indígenas y las compañeras afro”, detalló.

“Todas atraviesan esta condición de vivir el racismo de este país, la xenofobia y por supuesto la exclusion socioeconómica. Hay una serie de elementos comunes en la vida de ellas, que es parte de cómo se está conformando el espacio rural costarricense con esta concentración de la propiedad”, expresó Bonilla en entrevista el pasado martes.

Estos elementos comunes también las unen. Por eso es que se dice que la Red de Mujeres Rurales es un espacio único.

“Sí es una organización única porque no hay otra organización de mujeres del campo, donde logren reunirse, intercambiar, avanzar y decidir sobre acciones de denuncia en sus zonas, en sus comunidades; pero también en una articulación nacional”, comentó Bonilla.

Para doña Francisca Inés, hay grupos de mujeres feministas; pero ella considera que no están tan identificados con las mujeres campesinas.

“Cuando uno va y pide la intervención de esos grupos va y no hay una respuesta positiva porque estos grupos como que son del gobierno, creo yo. Entonces las personas no tienen poder de decidir, porque entonces las echan. Están por un salario. Tienen miedo de que las corran, de que las echen, de no tener cómo dar de comer a sus familias. Pero nosotras no, porque como nadie nos está pagando, nadie nos va a echar. Esa limitación no la tenemos nosotras en la Red porque nadie nos va a echar”, explicó doña Francisca Inés.

Se construye posición

“El sólo encuentro de ellas ya de por sí es un objetivo porque cuando se encuentran, hacen tangible la organización. Esa ha sido una experiencia muy valiosa”, destacó Bonilla.

Pero además del encuentro; otro punto importante es que se construye una posición frente a las problemáticas y que es un espacio de difusión de lo que viven, de lo que pasa, de sus luchas y de sus resistencias. En ese sentido hay una ganancia importante en el encuentro.

Bonilla explicó que sepamos lo que pasa en Costa Rica a que tengamos una posición ante eso.

“(Las mujeres) se saben parte de procesos de despojo nacional de los pueblos campesinos e indígenas, donde sus situaciones no son aisladas. Antes se sentían bichos raros porque creían que su situación era exclusiva de ellas, de su comunidad y no que era una problemática nacional. Hoy lo saben y en ese sentido han avanzado construyendo este mapeo nacional de lo que está pasando en el campo y de cómo les está afectando”, apuntó Bonilla

El evento es abierto al público y será en el auditorio de la Ciudad de la Investigación de la Universidad de Costa Rica, de 8 de la mañana a 5 de la tarde.

Para más información puede escribir a: red.mujeres.rurales.cr@gmail.com. (*fabiola@vocesnuestras.org)