A su vez, se destinó un monto de 5.120 millones de colones que aportarán la CNE y el Ministerio de Agricultura de su presupuesto de 2019.

Los expertos estiman que el fenómeno tendrá un impacto muy severo en el clima del país, con déficit de lluvia en toda la región del Pacífico y el Valle Central y exceso de lluvia en el Caribe y parte de la zona norte.

El presidente Carlos Alvarado afirmó que será obligación de las instituciones públicas apoyar a la población vulnerable a efecto de “asegurarles las alternativas de subsistencia, mientras logran la recuperación de su economía doméstica (con) especial atención a la pequeña actividad agropecuaria, incluida la pesca y la acuicultura”.

El presidente de la Comisión de Emergencias, Alex Solís, explicó que las instituciones ya han desarrollado una experiencia en el manejo de este tipo de fenómenos, que afectaron muy severamente entre 2014 y 2015.

Con base en esa experiencia, se instalaron mesas de trabajo que elaboraron una estrategia de atención en zonas vulnerables en áreas como salud, agroalimentaria, ambiente, abastecimiento del agua para consumo humano, infraestructura vial y obras pluviales.

El ministro de Agricultura, Renato Alvarado, dijo que en su sector, específicamente, se desarrollarán cinco acciones para proteger a los productores agropecuarios: adaptación para fincas y productores, alimentación animal, salud animal, asistencia económica y vigilancia agrícola fitosanitaria.