Uno de los caños abiertos por Nicaragua en isla Portillos.

La visita, que se tenía prevista para dos días, no se pudo realizar el martes, debido a la actitud de los funcionarios nicargüenses, que actuaron -según dijeron- por orden de las máximas autoridades de Managua.

La viceministra del ambiente, Ana Lorena Guevara, dijo que el grupo llevaba todos los papeles que respaldaban el objetivo de la misión, que había sido coordinada con la Comisión Ramsar, como ordenó la CIJ en su fallo del pasado 22 de noviembre.

Explicó la viceministra que el grupo, integrado por doce funcionarios del Sistema Nacional de Area de Conservación (SINAC), estaba listo para ingresar en una lancha por el río, cuando llegó una "orden superior" de Managua, diciendo que no podían utilizar el río si no era acompañados por un grupo de expertos nicaragüenses o, en su defecto, dentro de un grupo de Ramsar.

Guevara dijo que esa es una interpretación antojadiza de la resolución de la CIJ que simplemente estableció que Costa Rica debía coordinar con Ramsar para hacer la visita de evaluación.

Agregó que el grupo llevaba tres objetivos: hacer una evaluación de los daños, confirmar si Nicaragua había cumplido la orden de la CIJ de cerrar los canales abiertos y determinar las medidas necesarias para compensar las afectaciones hechas al medio ambiente de la zona.

Pese al incidente, el equipo costarricense se mantiene este miércoles en la zona para insistir en su objetivo y, si es necesario, ingresar a isla Portillos por vía aérea.

El Humedal Caribe Noreste fue acreditado por la Convención RAMSAR como Humedal de Importancia Internacional el 20 de marzo de 1996, razón por la que Costa Rica ha reclamado insistentemente que las intervenciones de Nicaragua en la zona ponen en riesgo el delicado equilibrio del ecosistema de isla Portillos.

Desde marzo de 2011, cuando la CIJ dictó las primeras medidas cautelares, encargó a Costa Rica el cuidado y protección del humedal, una labor que no se ha podido cumplir por la permanencia de personal civil y militar en la zona, a despecho de las resoluciones de la corte internacional.

Según informó el Ministerio de Ambiente y Energía, se están haciendo gestiones para organizar una visita conjunta de personal costarricense y de expertos de Ramsar en febrero de 2014, con el fin de hacer una evaluación más completa de la situación.