Enrique Obregón

Don Enrigue Obregón

Por Enrique Obregón*. Como ha trascendido a la opinión pública, recientemente, tengo dos nietas gemelas a quienes sus padres pusieron por nombres Amanda y Ximena. Pero como nunca supe cuál era la una y cuál la otra, comencé diciéndoles las Gemes y, después del primer año, las Machillas. Esto último, por su pelo castaño claro, herencia de su bisabuelo vasco y de su bisabuela alemana. Y como siempre estuvieron dispuestas a bailar y cantar, pienso que también tal disposición se deba a la sangre andaluza que heredan de su abuela gaditana. 

  • La democracia tiene las calidades de su hombres
"Lo he dicho en varias ocasiones como consecuencia de expresiones diversas denunciando que el sistema está agotado y debe ser cambiado"
Suscribirse a RSS - Enrique Obregón