conficto

Todo es frágil. Los halcones militares y el presidente estadounidense mantienen su objetivo intacto: Corea del Norte debe abandonar su programa nuclear y balístico. Para lograr esta meta, están dispuestos a seguir estrechando el cerco y, en caso de sentirse amenazados, Trump llegó a afirmar que no dudaría en destruir a su enemigo. Pyongyang, en todo momento, se ha mostrado firme. Pese a las sanciones y condenas internacionales, se declaró a principios de año un Estado nuclear y recordó que “todo el territorio de Estados Unidos está al alcance” de su bomba atómica.

Suscribirse a RSS - conficto