Migración

Los niños migrantes sin paradero vuelven a poner en jaque a la Administración de Donald Trump. Estados Unidos le ha perdido el rastro a cerca de 1.500 menores indocumentados que cruzaron la frontera este año y fueron derivados a tutores, según una investigación del Congreso.

Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, este miércoles. J. T. EFE

Por Carlos Salinas. Después de anunciar la solicitud que hará al gobierno de Costa Rica, el presidente de Nicaragua afirmó que depurará el listado para determinar quiénes cometieron “actos terroristas” y someterlos a un “proceso judicial”.  

La xenofobia es un fenómeno que incide en la mayoría de los países receptores de migración, originado posiblemente en temores atávicos a lo desconocido, pero llevado a niveles de pánico irracional por agentes políticos e ideológicos, mediante la difusión de datos falsos o deformados de la realidad. 

Las detenciones masivas de migrantes generan un millonario negocio para un grupo de empresas en EEUU:

Mientras la opinión pública de Estados Unidos reaccionaba con indignación ante la separación de miles de niños de sus padres inmigrantes que cruzaban ilegalmente la frontera sur del país, ellos veían mayores oportunidades. Las organizaciones que gestionan los centros de detención de inmigrantes en Estados Unidos viven un boom.

Donald Trump está cada vez más solo en su partido por la separación de padres e hijos inmigrantes indocumentados en la frontera. El presidente estadounidense defendió este martes con vehemencia su política y redobló su discurso de demonización de la inmigración pese a la creciente presión de legisladores republicanos, destacadas voces conservadoras y la Cámara de Comercio de EE UU que le piden acabar con las rupturas de familias.

Líderes de la caravana centroamericana que atraviesa México en dirección a Estados Unidos confirmaron que su objetivo ya no es llegar hasta Tamaulipas sino que llegarán a la ciudad de Puebla, en el centro del país donde se informará a los migrantes de las distintas salidas legales que tienen a su alcance.

Donald Trump ha logrado imponer gran parte de su veto migratorio. Tras meses de bloqueo judicial, el Tribunal Supremo ha decidido por unanimidad aceptar el caso y, mientras lo resuelve, ha levantado su suspensión y permitido que se aplique a todos los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen que carezcan de un vínculo sólido y creíble con “una persona o entidad de Estados Unidos”.  "Es una clara victoria de nuestra seguridad nacional. Como presidente no puedo autorizar la entrada de quienes nos quieren hacer daño”, afirmó el mandatario en un comunicado.

Miles de migrantes cubanos quedaron varados en Costa Rica hace un año.

El número de migrantes procedentes de Venezuela y algunos países de Centroamérica hacia Costa Rica, ha venido aumentado de manera preocupante, porque no hay capacidad para atenderlos, reveló este lunes el presidente Luis Guillermo Solís.

Un niño que cruce ilegalmente a Estados Unidos con sus padres podría ser separado de ellos si es descubierto por la policía fronteriza. El Gobierno de Donald Trump está estudiando implementar ese cambio, en un nuevo ejemplo de la estrategia del presidente republicano de mano dura contra la inmigración irregular. “Para disuadir más movimientos en esta red terriblemente peligrosa, estoy considerando exactamente eso”, admitió este lunes el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, en una entrevista a la cadena CNN.

Trump no se da por vencido e insiste en veto migratorio.

Nada detiene a Donald Trump. Ni los tribunales ni las protestas ni el clamor internacional. El presidente de EEUU volvió a la carga y ha ordenado impedir durante 90 días la concesión de visados a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen). 

Páginas

Suscribirse a RSS - Migración